Cómo empezar a hacer deporte: 6 consejos imprescindibles

Cómo empezar a hacer deporte: 6 consejos imprescindibles

El ejercicio es uno de los propósitos más permanentes y generalizados hoy en día. No solo lo incluimos convencidos en la lista de intenciones de cada Año Nuevo, sino que se convierte en una máxima a cumplir a principios de cada mes o, incluso, de cara a un nuevo lunes. Y es que los comienzos siempre son lo más difícil. Por eso, los que no terminan nunca de empezar, se sienten atrapados en una rutina insufrible que mina su entusiasmo y su determinación.

Se tarda entre 21 y 66 días en crear un hábito (dependiendo de la insistencia de cada uno). En ese camino, muchos acaban abandonando. Por ello, no terminan de cogerle el gusto a rutinas como el ejercicio físico. Si formas parte de este grupo, desde Vanir explicamos algunos consejos para los que se inician o retoman el deporte después de un largo periodo de inactividad.

Seis consejos para empezar a hacer deporte

  • Elige una disciplina. Para no abandonar antes de tiempo, escoge una actividad que te motive a seguir intentándolo. Para ello, conoce todas las modalidades disponibles para mantener un buen ritmo de ejercicio dentro y fuera del gimnasio, equípate con el material necesario y ¡a por ello!
  • Márcate retos realistas y medibles. No puedes recuperar en un mes lo que no has hecho en un año ni conseguir los mismos resultados que tu compañero de equipo. Al empezar a hacer deporte, se deben probar capacidades y limitaciones para no forzar al organismo ni caer en derrotismo. Además, si por las prisas, no realizas el ejercicio de manera correcta, puedes sufrir lesiones de todo tipo.
  • Asume la rutina de manera gradual. Si después de tres días sin parar, te tomas una semana de descanso en el sofá, el esfuerzo no habrá servido de nada. Empieza poco a poco, con rutinas a partir de media hora, tres días a la semana y con descansos efectivos para permitir que tu organismo se recupere. Cuando ya no suponga un esfuerzo, puedes aumentar el número de días, siempre que respetes los tiempos de reposo.
  • Asegura tu combustible. Uno de los beneficios de hacer deporte es la pérdida de peso. Pero, si es una de tus motivaciones, no pierdas de vista la alimentación. Si empobreces la dieta para reducir aún más los kg que marca la báscula, será contraproducente. Tus ingestas deben aportar los nutrientes necesarios tanto para bajar de peso como para conseguir que el cuerpo responda a las exigencias del esfuerzo físico (aquí encontrarás algunas claves de la alimentación para deportistas). Si la dieta no es suficiente, incluye algún complemento nutricional para abastecer al cuerpo con todos los nutrientes que necesita.
  • Integra el deporte en tu día a día y establece una relación estable y duradera. Es importante no ver el ejercicio como una obligación, aunque lo sea. Es un deber por su impacto en la salud del individuo y porque requiere un compromiso y una responsabilidad. Pero no puede ser visto como una tortura y una amenaza constante para el cuerpo. Intenta convertirlo en una actividad divertida y la integrarás como una parte indispensable de tu día a día.
  • Escucha a tu cuerpo. La naturaleza humana es muy inteligente: cuando el organismo se ve amenazado, reacciona. Si sientes molestias, cansancio extremo, incluso hambre, intenta descubrir los motivos y ponle situación. En ocasiones, se lleva al cuerpo al extremo sin tener en cuenta sus capacidades y aparecen las lesiones. Además de evitar la sobrecarga, no te olvides del calentamiento y los estiramientos.
Posteado el 04/12/2017 Consejos para cuidarte 35

Visto recientemente

Sin productos

Menu

X