¿Cuál es la mejor postura para dormir?

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

mejor postura para dormir

Uno de los mayores genios del siglo XX, Albert Einstein, lo tenía claro: “El secreto de la creatividad está en dormir bien y abrir la mente a las posibilidades infinitas. ¿Qué es un hombre sin sueños?”. Dormir es esencial para el cuerpo y la mente del común de los mortales. Es el momento en el que el organismo se regenera y nuestro cerebro asimila todo lo vivido durante el día. Siempre hemos oído una serie de consejos universales que nos ayudan a caer en brazos de Morfeo en el mismo momento en que tocamos la almohada. Pero ¿sabías que la postura con la que nos entregamos al sueño también influye en este proceso de regeneración?

Una correcta higiene postural asegura la calidad del descanso y la productividad al día siguiente. Como consecuencia, son muchos los estudios que han buscado la mejor posición para caer rendido en la cama y las consecuencias de las peores. Y, aunque no todos somos conscientes de lo que realmente ocurre durante las horas más intempestivas de la noche, aún estamos a tiempo de cambiar nuestros hábitos posturales. Toma nota.

Decúbito lateral y supino: la mejor postura para dormir y descansar

Muchos expertos consideran que no hay una posición perfecta. Según afirman, es el propio cuerpo el que busca la máxima comodidad en cada momento. Y añaden: durante tanto tiempo (al menos siete horas de sueño), los cambios de postura son movimientos naturales y necesarios. En cualquier caso, podemos elegir un ganador y un perdedor en esta clasificación de las mejores poses para dormir:

  • Lo más recomendable: dormir de lado (sobre todo, el izquierdo para las embarazadas) o boca arriba.
    • La primera posición, decúbito lateral, mejora la respiración, suaviza los dolores de espalda y de cervicales y limita los ronquidos.
    • Dormir sobre la espalda (decúbito supino), es una de las posiciones más neutrales, pero exige ciertos cuidados. Para empezar, se debe prescindir de la almohada o encontrar una con el grosor adecuado, para que la cabeza no caiga para atrás y se mantenga alineada con los hombros. También es recomendable colocar un cojín o similar debajo de las rodillas, para forzar a la parte baja de la espalda a mantenerse en contacto con el colchón.
  • Para evitar problemas mayores, no te eches boca abajo, sobre el estómago. Es lo que se denomina decúbito prono y, después de una noche en esta posición, puedes levantarte con una lumbalgia o una contractura en las cervicales (recuerda la importancia del colágeno en la recuperación de músculos, tendones y articulaciones). Ejerce mucha presión en la columna vertebral, músculos y articulaciones, por no hablar de la posición en la que permanece el cuello cuando la cabeza reposa sobre una almohada orientada hacia un lado.

Además de encontrar la mejor postura para dormir, es importante cuidar el entorno. Revisa que tu colchón y tu almohada se encuentren en condiciones óptimas para garantizar tu máximo confort. Si estas recomendaciones tampoco evitan que te pases la noche dando vueltas en la cama, prueba Vanir DREAM y asegura la calidad de tu descanso y la máxima frescura al día siguiente. 

Posteado el 27/11/2017 Consejos para cuidarte 322

Visto recientemente

Sin productos

Menu

X