Sarcopenia: qué es y cómo se trata

Sarcopenia: qué es y cómo se trata

Que el ejercicio es una práctica casi de obligado cumplimiento para mantener una salud de hierro es una afirmación de sobra conocida. Eso sí, siempre que esté adaptado al ritmo de vida y al estado físico de cada uno.

Pero, por si aún no estaba del todo claro, hoy descubrimos un síndrome no tan conocido e íntimamente relacionado con la rutina deportiva (o, más bien, con la falta de ella). Hablamos de la sarcopenia o pérdida de la masa muscular. Si nunca antes habías escuchado esta dolencia, presta atención a lo que te contamos a continuación.

¿Qué es la sarcopenia?

Sarcopenia es el término médico acuñado a finales de los 80 por Irwing Rosenberg para hacer referencia a la pérdida de músculo derivada del envejecimiento. Desde que se estableció el término, han pasado 30 años en los que no han faltado las investigaciones en torno a esta dolencia. Fruto de ellas, ahora sabemos que el síndrome no solo provoca la disminución de la fuerza y la masa muscular. En un estado avanzado, la sarcopenia también produce la reducción del rendimiento físico y, como consecuencia, el deterioro de la calidad de vida de los afectados.

¿Cuáles son las causas de la sarcopenia?

En un primer momento, se creyó que la sarcopenia era una de las consecuencias más inmediatas del paso del tiempo sobre el organismo. Hoy en día, además, se sabe que el sedentarismo acelera el proceso de aparición de este síndrome. Aquellas personas que no realizan ningún tipo de ejercicio físico ven cómo sus músculos se van convirtiendo en grasa y su fuerza se desvanece.

Ponemos esta explicación en cifras: a partir de los 30 años, la creación de tejido muscular disminuye progresivamente. Al llegar a los 50, se produce una pérdida de masa de un 1-2%, y a los 60, la reducción de la fuerza alcanza el 1.5% anual. La falta de ejercicio y otros factores hormonales y orgánicos pueden acelerar este proceso de pérdida hasta alcanzar el nivel de sarcopenia severa.

Tratamiento y prevención de la sarcopenia

Aún no hay un tratamiento definido para este síndrome. Las investigaciones sobre su origen y los desencadenantes continúan, al tiempo que se prueban curas alternativas. En cualquiera de los casos, los expertos insisten en la importancia de prevenir la sarcopenia. Para ello, marcan tres pilares básicos:

  • Ejercicio físico contra el sedentarismo. Se mantiene como punto de partida de este síndrome y como clave fundamental en la prevención de esta y otras dolencias. En este sentido, los expertos aclaran que no son necesarios los grandes esfuerzos, pero sí mantener siempre un nivel de vida activo para prevenir la sarcopenia. Si, además, se trabaja la creación y el mantenimiento de la masa muscular, se tendrá mucho camino ganado (aquí te explicamos cómo conseguirlo).
  • Alimentación correcta y equilibrada. Otro de los fundamentos de una vida sana. La alimentación y la dieta siempre ha sido un debate abierto con la misma solución para todos los casos: debe ser equilibrada y adecuada a las necesidades de cada organismo. En el caso de este síndrome, la falta de asimilación de proteínas es una realidad. Por eso, se debe preparar un menú rico en estos nutrientes.
  • Complementos nutricionales. Estos productos son la ayuda que el cuerpo necesita en casos muy concretos. Y la sarcopenia es uno de ellos, por el aumento de la oxidación celular y la destrucción de proteínas que produce. Para prevenir la dolencia, a la alimentación y la práctica deportiva se debe añadir un complemento nutricional rico en proteínas como el colágeno, con el que mejorar y reforzar la masa muscular.

Si la excusa de la salud no era suficiente, con el descubrimiento de la sarcopenia te damos una buena razón para adoptar un estilo de vida equilibrado con el ejercicio y la dieta como pilares fundamentales. ¡Únete!

Posteado el 13/10/2017 Artículos Cientificos 214

Visto recientemente

Sin productos

Menu

X